Entradas ticket
Idiomasarrow_drop_down
search
  • murillo

    La Europa de Murillo: Vandalia & Ars Atlántica. Hirviendo el mar.
    comprar entrada+ información

    ticket
  • murillo

    Aplicación Murillo. Materialismo, Charitas, Populismo
    comprar entrada+ información

    ticket
  • murillo murillo murillo

    Descubre Murillo

    Itinerarios

    Hospital de la Caridad

    itinerarios
    • query_builderHorarios

      Lunes a domingo de 10:30 a 19:30 h.
      Misa (solo domingos) de 13:00 a 14:30

      – Viernes 2 de noviembre: Abierto de 10.30 a 19.30.
      – Sábado 3 de noviembre: Abierto de 13.30 a 19.30.
      – Domingo 4 de noviembre : Abierto de 10.30 a 12.30 y de 14 a 19.30.
      El día 1 de noviembre  tendremos nuestro horario habitual de festivos, de 10.30 a 12,30 y de 14 a 19.30.
    • placeLugar
    • info+ Información

      Tarifas

      Entrada individual: 8€ (Audioguía incluida)
      Grupos y jubilados: 5€
      Grupos escolares: 2,5€
      Asociaciones culturales y grupos de estudiantes: 4€

      Jóvenes menores de 18 años: 2,5€

      Niños menores de 7 años: gratuito

      Audioguia: 1€
      Entrada gratuita: lunes de 15,30 a 19,30 h.

      Visitas guiadas (cita previa)

      Galería alta: 15€

      Más información: www.santa-caridad.es

      Con motivo de la celebración del IV centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo, los lienzos La multiplicación de los panes y los peces y Moisés y la roca de Horeb están siendo restaurados en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico – IAPH, y serán expuestos en la Sala de la Virgen del 22 de Febrero al 24 de Marzo de 2018.

    La Hermandad de la Santa Caridad de Sevilla se creó en el siglo XV con la misión cristiana de dar sepultura a los numerosos cadáveres que no eran reclamados.

    En 1640 se decide edificar una nueva iglesia, que se empieza a construir en 1645 en una de las naves de las Atarazanas Reales; para ello se contrató al arquitecto Pedro Sánchez Falconete. Por falta de presupuesto las obras no se concluyeron hasta 1670, año en que comienza el proceso decorativo del templo, en el que participaron los mejores artistas de la época: los retablos se encargaron a Bernardo Simón de Pineda, las esculturas a Pedro Roldán y las pinturas a Juan de Valdés Leal y Bartolomé Esteban Murillo. En 1674 se inauguró el interior eclesiástico más deslumbrante y trascendental del barroco español. El hospital colindante se construyó para atender a los numerosos enfermos y mendigos que abundaban en Sevilla. Empezó siendo modesto y, progresivamente, se fue ampliando.

    Miguel Mañara, fue un ilustre y rico aristócrata sevillano, Caballero Venticuatro de la Ciudad y Provincial de la Santa Hermandad de Sevilla, Caballero de la Orden de Calatrava y Alcalde Mayor, perteneciente a una familia de comerciantes de origen italiano. Tras el fallecimiento de su esposa en 1661, solicitó su ingreso en la Hermandad en 1662, renunció a sus privilegios y entregó su fortuna a los necesitados. Esta sincera actitud arrepentida le llevó a ser nombrado al año siguiente Hermano Mayor de la Santa Caridad. Su pensamiento, plasmado en un breve tratado titulado El Discurso de la Verdad, fue fundamental para dar un nuevo significado, rumbo e ideología a la institución caritativa, e impulsó la decisión de edificar el hospital.

    Murillo ingresó en la institución en 1665, probablemente, a propuesta de Miguel Mañara. Comenzó a trabajar en las pinturas de la iglesia en 1667 y las terminó en 1670; a estas pinturas se añadieron, posteriormente, otras obras del artista que se dispusieron en diferentes retablos del interior del templo.

    El Hospital de la Caridad es el sexto de los veinte espacios que configuran el Itinerario Tras los pasos de Murillo, a través del cual, es posible realizar un recorrido por la Sevilla del siglo XVII siguiendo los pasos del artista hacia los lugares más emblemáticos de su trayectoria. En ellos, podrán contemplarse sus obras y comprender la personalidad creativa de un artista excepcional.

    Obras

    Santa Isabel de Hungría cuidando a los tiñosos.
    Hacia 1672.
    Óleo sobre lienzo. 325 x 245 cm.
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    La segunda obligación de la Hermandad, después de enterrar a los muertos, era atender a los enfermos, curarlos y darles de comer, mandatos que se describen en esta obra.
    En el interior de un salón palaciego, la santa lava y cura amablemente las heridas de un grupo de enfermos y mendigos de todas las edades, con la ayuda de dos asistentes. Se produce un armonioso contraste entre la distinguida elegancia de la reina y su séquito de bellas damas, con la expresividad popular y el miserable aspecto de los menesterosos. Destaca la figura de un pícaro que se rasca despreocupadamente, al tiempo que dirige un guiño al espectador. En segundo término, se divisa un atrio, donde unos pobres son alimentados sentados alrededor de mesas bien servidas.

     

    San Juan de Dios transportando a un enfermo.
    Hacia 1672.
    Óleo sobre lienzo. 325 x 245 cm.
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    Esta obra se refiere a la dedicación que los hermanos debían tener con los enfermos de llevarlos al hospital. Describe el momento en el que este santo granadino, que transporta por la noche a un enfermo cargado a sus espaldas, es vencido por el peso y está a punto de caer al suelo, circunstancia que impide un ángel que se le aparece para ayudarle en su misericordiosa tarea.
    Es reseñable el admirable contraste de expresiones que se advierte entre la figura del santo, emocionado y sorprendido de la inesperada ayuda celestial, y la imagen del ángel con las alas desplegadas que, amable y desenvuelta, destaca sobre una intensa oscuridad. En el fondo difuminado, una mujer contempla el prodigio desde una ventana.

     

    La liberación de San Pedro (copia a mano del original)
    Hacia 1667.
    Óleo sobre lienzo. 238 x 260 cm.
    San Petersburgo, Museo Estatal del Hermitage.
    Procedencia: Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.

    Alegoriza esta pintura la obra de misericordia de redimir al cautivo. Este episodio aconteció en Roma, cuando el apóstol se encontraba preso en las cárceles Mamertinas y fue puesto en libertad por un ángel, que rompió los barrotes de la celda y las cadenas que lo sujetaban.
    La composición está resuelta con recursos lumínicos tenebristas, dada la penumbra que reina en la cárcel y las fuertes contraposiciones psicológicas En medio de la oscuridad ambiental, resplandece el ángel de pie, con actitud dinámica, enérgica y decidida, cuyos intensos fulgores se reflejan sobre un atónito san Pedro y le insuflan la fuerza necesaria para incorporarse. Al fondo aparecen los guardianes dormidos, diluidos en la sombra.

     

    Abraham y los tres ángeles (copia a mano del original)
    Hacia 1668.
    Óleo sobre lienzo. 236 x 261 cm.
    Ottawa, National Gallery of Canada.
    Procedencia: Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.

    Esta pintura alude a la obra de misericordia de dar posada al peregrino, episodio narrado en el Génesis (18, I-15).
    En la parte izquierda de la composición tres jóvenes y bellos mensajeros divinos visitan a Abraham, quien se arrodilla ante ellos con gesto oferente y les invita a que entren en su casa. Este generoso comportamiento es recompensado por el cielo con la noticia de que su esposa, a pesar de ser anciana, concebiría un hijo.
    Hay en el conjunto de figuras un admirable contraste entre la serenidad de los ángeles, cuyo vestuario presenta tonos cromáticos suaves y refinados, y la vehemencia con que Abraham, cuya túnica oscura concuerda con la intensidad de su expresión, ofrece su hospitalidad.

     

    La curación del paralítico en la piscina de Jerusalén (copia a mano del original)
    Hacia 1668.
    Óleo sobre lienzo. 237 x 261 cm.
    Londres, National Gallery.
    Procedencia: Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.

    Se refiere la pintura a la obra de misericordia de atender a los enfermos, episodio narrado en el Evangelio de San Juan (5, 2-9).
    A la izquierda está situado el grupo compuesto por tres apóstoles, dispuestos a transportar hasta la piscina de Bethesda de Jerusalén a un pobre paralítico que llevaba esperando treinta y ocho años para ser curado por las benéficas aguas. Quedan sorprendidos por la curación milagrosa de Cristo, quien, al ver al tullido que aparece a sus pies, en actitud patética y suplicante, se compadeció y con serena magnanimidad, le ordenó que se levantase del suelo y empezase a caminar.
    A la derecha, el fondo arquitectónico con numerosas figuras de enfermos está descrito en perspectiva.

     

    El regreso del hijo pródigo (copia a mano del original)
    Hacia 1668.
    Óleo sobre lienzo. 236 x 262 cm.
    Washington, National Gallery of Art.
    Procedencia: Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.

    Traduce esta pintura la obra caritativa de vestir al desnudo, episodio procedente de la parábola del Evangelio de San Lucas (15, 11-24) que narra el arrepentimiento del hijo pródigo y su regreso al hogar después de haber dilapidado su herencia.
    La composición está situada en un fondo arquitectónico de solemne estructura, que alude a la lujosa mansión del padre, y se centra en el abrazo paterno-filial, adornado por un pequeño perro que salta de alegría. En un acto de generoso perdón, el anciano, al verlo harapiento y maltrecho, ordena que le atiendan. A la derecha, sus hermanos y sirvientes le traen ricos ropajes y un anillo, mientras que a la izquierda llevan a sacrificar un becerro para organizar un banquete.

     

    La multiplicación de los panes y los peces.
    Hacia 1669-1670.
    Óleo sobre lienzo. 236 x 575 cm.
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    El tema de esta obra alude a la práctica de misericordia de dar de comer al hambriento, recogida en el Evangelio de San Mateo (14, 13-21).
    La composición se divide en dos ámbitos: a la izquierda, al pie de unas rocas que generan efectos de claroscuro, se describe, en primer término, a Cristo en el momento en que multiplicó milagrosamente una pequeña cantidad de panes y peces para dar de comer a una multitud hambrienta que le seguía; está acompañado de sus apóstoles, que muestran actitudes contrastadas ante la posibilidad de que se obre el prodigio. En un segundo plano, a la derecha, se abre un amplio paisaje en lejanía hacia el fondo, en el que se describe a la muchedumbre que espera ser alimentada.

     

    Moisés haciendo brotar el agua de la roca de Horeb.
    Hacia 1669-1670.
    Óleo sobre lienzo. 236 x 575 cm.
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    Representa esta obra el acto de dar de beber al sediento, a través del episodio del Libro del Éxodo (17-I-7) en el que se narra el momento en que Moisés, por inspiración divina, golpeó con su cayado la roca de Horeb e hizo brotar agua para dar de beber al pueblo de Israel, que cruzaba el desierto y estaba a punto de morir de sed.
    Un niño a caballo, que mira sonriente al espectador, señala como autores del prodigio a Moisés y Aarón quienes, en el centro de la escena, agradecen al cielo su ayuda.
    En la composición destaca el contraste entre las actitudes de los personajes, que muestran alegría o avidez según hayan bebido o no, y un amplio repertorio de gestos de carácter popular.

     

    San Juan Bautista Niño.
    Hacia 1671.
    Óleo sobre lienzo. 84 x 56 cm (?).
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    San Juanito está descrito de pie, en el momento de abrazarse con el cordero simbólico. Situado en medio de un ambiente desértico desdibujado, como indica el Evangelio de San Lucas, porta la cruz de caña con la filacteria que reza: “Ecce Agnus Dei”. El niño Juan dirige al espectador una amable y dulce mirada con la intención de transmitirle la naturalidad y espíritu sereno con que asume su trascendental misión de anunciar al futuro Mesías. Esta grandiosa tarea contrasta con la fragilidad de su pequeña figura, cubierta parcialmente por un manto ocre y la piel de camello con que se abrigaba. La acentuada niñez del Bautista está descrita con inocencia y belleza.

     

    Salvador Niño.
    Hacia 1671.
    Óleo sobre lienzo. 84 x 56 cm (?).
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: permanece en el lugar para donde fue pintado.

    Este prototipo infantil está representado de pie, sobre una nube rodeada de cabezas de ángeles. Se presenta semidesnudo y, cubierto su cuerpo sólo levemente con una túnica roja, eleva la mirada hacia el cielo, que lo ilumina con un amplio resplandor de luz sobre un fondo en penumbra de tonalidades grises y verdosas. El suave y bello tratamiento descriptivo de la figura del Niño tiene como fin despertar ternura y afecto en el espectador. Apoya una mano sobre la bola del mundo con la cruz, mientras con la otra bendice. Esta actitud anticipa su futura resurrección y triunfo sobre el pecado y la muerte, como salvador de la humanidad, a la que desde la gloria ampara y protege.

     

    La Anunciación.
    Hacia 1670.
    Óleo sobre lienzo. 156 x 123 cm.
    Sevilla, iglesia del Hospital de la Santa Caridad.
    Procedencia: donada a la Hermandad de la Santa Caridad por el marqués de la Granja en 1683.

    Representa el momento en que el arcángel San Gabriel le comunica a la Virgen que será la madre de Jesús. Existe una gran vinculación expresiva entre las dos figuras, relacionadas también armoniosamente por los tonos cromáticos de sus ropajes. A la izquierda, la Virgen está de frente, recogida en una mesa, con el excelente detalle de naturaleza muerta del cesto de labores de costura; mientras, a la izquierda, el ángel se sitúa, con la rodilla flexionada, las alas desplegadas y la mano derecha en alto, en actitud de transmitir su mensaje. En la parte superior, una nutrida corte angélica de bella factura revolotea en el áureo rompimiento de gloria, presidido por la paloma del Espíritu Santo.

     

    • query_builderHorarios

      Lunes a domingo de 10:30 a 19:30 h.
      Misa (solo domingos) de 13:00 a 14:30

      – Viernes 2 de noviembre: Abierto de 10.30 a 19.30.
      – Sábado 3 de noviembre: Abierto de 13.30 a 19.30.
      – Domingo 4 de noviembre : Abierto de 10.30 a 12.30 y de 14 a 19.30.
      El día 1 de noviembre  tendremos nuestro horario habitual de festivos, de 10.30 a 12,30 y de 14 a 19.30.
    • placeLugar
    • info+ Información

      Tarifas

      Entrada individual: 8€ (Audioguía incluida)
      Grupos y jubilados: 5€
      Grupos escolares: 2,5€
      Asociaciones culturales y grupos de estudiantes: 4€

      Jóvenes menores de 18 años: 2,5€

      Niños menores de 7 años: gratuito

      Audioguia: 1€
      Entrada gratuita: lunes de 15,30 a 19,30 h.

      Visitas guiadas (cita previa)

      Galería alta: 15€

      Más información: www.santa-caridad.es

      Con motivo de la celebración del IV centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo, los lienzos La multiplicación de los panes y los peces y Moisés y la roca de Horeb están siendo restaurados en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico – IAPH, y serán expuestos en la Sala de la Virgen del 22 de Febrero al 24 de Marzo de 2018.

    Hospital Caridad itinerarios
    Hospital Caridad itinerarios

    Buscador de Actividades